powered ByGiro.com

Descargar
0:00



¿Están las farc-ep rendidas?

El columnista Nicolás Rodríguez, a quien nunca he considerado un amanuense de la contrainsurgencia mediática, refiriéndose a la entrega de armas de las FARC-EP, escribe su columna habitual del diario El Espectador (17.06.2017) y la explica titulándola así: “No se están rindiendo, están rendidos” (1)

Es una afirmación que como todo buen cuchillo sarraceno tiene dos filos, uno político y otro militar, que se deben analizar por separado so pena de hacer una mezcla confusa que en lugar de confundir, enreda.

Si se analiza el solo hecho político de haber sentado durante 5 años en la Habana, a la oligarquía más sanguinaria, pérfida y cipaya de todo el continente americano, junto con sus asesores anglosajones e israelíes, en una mesa diplomática a de diálogos y concertación para concluir políticamente una Guerra Contrainsurgente de 70 años de duración que había tenido antes tres intentos serios (pero fallidos) de terminación; Casa Verde con Belisario. Tlaxcala con Gaviria-De la Calle. El Caguán con Pastrana y, le había costado al pueblo trabajador colombiano en números mal contados y por debajo de las reales de:

UN millón de muertos, 100 mil desaparecidos, 2 mil masacres, 3 mil fosas comunes, 6 millones de desplazados campesinos y comunidades étnicas, 429 políticos, 381 miembros de las Fuerzas Militares y 155 funcionarios civiles del Estado vinculados y condenados por Narco Paramilitarismo. 15 mil presos políticos acusados de guerrilleros…etc...

Y, pactar y consensuar un libro de más de 500 páginas llamado Acuerdo Final; no es necesariamente un hecho que pueda ser interpretado a la ligera como una rendición, sino más bien como un gesto civilizado de grandeza, que no lo hace un derrotado a la espera de la clemencia VENGATIVA del vencedor, tan estimada y usada por los dominantes bipartidistas colombianos (liberales y conservadores) en las innumerables guerras y conflictos armados que sostuvieron a lo largo del siglo 19 y parte del 20, y con los que definieron el dominio del Tesoro Público.

Ahora bien, si se mira el filo militar de la gumía, es fácil ver que una fuerza humana de cerca de 7 mil guerrilleros armados con armas largas (como las que se ven en la foto de la ONU referenciada por Nicolás Rodríguez) más los 3 mil milicianos armados con armas cortas “desplegados militarmente” por todo el territorio y la geografía de Colombia, con una moral política intacta que se puede confirmar en las tesis de abril presentadas para su trasformación en partido político legal; con estructuras de mando y organizaciones complejas, disciplina militar estricta como la que el país vio y confirmó en los desplazamientos a las Zonas Veredales; tampoco son hechos para tomarlos a la ligera, pues como lo advirtió el propio “estratega” JM Santos; las Farc bien pudieran durar otros 20 años resistiendo la guerra contrainsurgente antes de ser derrotados totalmente, lo cual tampoco era seguro.

Así pues, que el análisis de los dos filos del puñal, es decir, un análisis político-militar, nos llevaría más bien a desechar el cuento mediático profusamente difundido y que muchos creímos del EMPATE entre las Fuerzas Contrainsurgentes del Estado y las guerrillas, para afirmar mejor que lo que hubo en profundidad fue un reconocimiento realista de ambas PARTES enfrentadas de una IMPOTENCIA COMPARTIDA, en la cual ninguna de las fuerzas hostiles lograba imponerse sobre su adversario.

 Así, la guerrilla de las Farc-EP recogiendo el pensamiento de sus fundadores de la “Solución Política al conflicto” y convencida del aserto dado por Jacobo Arenas de que “el destino de Colombia no debe, ni puede ser la guerra”, también actuó con grandeza para facilitar el Acuerdo y llegar hasta su firma.

Por el contrario, dentro del Estado, los convencidos de que se podría o todavía se puede DESEMPATAR la guerra: Unos, llegando hasta su firma, pero haciendo acopio de la tradición traicionera de sus “ancestros oligárquicos” para no cumplir lo Acordado y Firmado o darle de largas a su implementación, y los Otros, haciendo trizas ese maldito libro. Sin embargo, juntos han quedado al descubierto mostrando no solo a los colombianos, sino al mundo su pequeñez histórica, su mezquindad y avaricia material, típica de su clase social regresiva y reaccionaria.

Los hechos aquí mencionados, no muestran que las Farc-EP estuvieran o estén rendidas o derrotadas. Muestran otra cosa: Que convencidos profundamente de la inutilidad de la guerra contrainsurgente que les fue impuesta desde Washington y Bogotá, que resistieron serenamente durante 70 años, llegado el momento de pactar su conclusión siguen decididos en cumplir estrictamente la palabra empeñada y firmada hasta hacerla irreversible.

Mientras que quien da muestras de la perfidia, y de incumplimiento es la clase dominante, dueña hegemónica de todos los aparatos del Estado contrainsurgente.

Muestra también que la “matrix” mediática contrainsurgente del EMPATE militar entre el Estado y las Farc-EP, no pasó de ser otro cuento piadoso de los Dominantes, con el que trataron de desvirtuar aquella verdad histórica de que es muy fácil iniciar una guerra, pero muy difícil su terminación, porque nadie sabe cómo va a terminar. De que en la guerra no hay empates. De que la famosa teoría escolástica del “justo medio” no resiste el movimiento y la dialéctica perpetua de la realidad material y del cambio.

De que la única forma de avanzar hacia la civilización y la modernidad democrática en Colombia es haciendo los cambios sociales que están pactados en libro INTEGRO de 500 páginas llamado Acuerdo Final. Sin atajos. Sin perfidias. Sin volverlo trizas. Y sin vuelta atrás.

La Política como contrario dialectico de la Guerra (si también es conducida correctamente,  se le da paso a la generación nueva que está pidiendo paso y se recambia lo gastado) se encargará de que así sea; de derrotar la regresión e imponer el avance civilizatorio de masas, incontenible ya en Colombia.      

Fuente Imagen ONU.

http://www.elespectador.com/opinion/no-se-estan-rindiendo-estan-ren

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver