La Fuerza Alternativa del Común, Regional Urabá, rechaza la manera desmedida y violenta como han ordenado a la Policía, Ejercito y al Escuadrón Antidisturbios  a reprimir a la gente de Urabá que reclama sus derechos exaservando animos y agudizando la situación en la región.

Es injustificada la respuesta adoptada por el Gobierno Departamental al abordar una problemática de orden  social como un problema de orden público, reprimiendo a la ciudadanía que  ejerce el derecho a la protesta.

Lamentamos que a pesar de los insistentes llamados de estudiantes, comerciantes, obreros y campesinos, gentes del común todos, no sean escuchados en sus reivindicaciones estableciendo espacios de dialogo y concertación y se les responda de manera violenta.

Los destinos de Colombia no puede seguir siendo los de la represión, como si estubieramos en estado de guerra, cuando el momento es de implementación de un proceso de paz que implica soluciones dialogadas y concertadas para establecer la verdadera cultura de paz y reconciliación que reclama Colombia.

Llamamos al Gobierno Nacional y Departamental a asumir una salida civilizada, en el marco del dialogo constructivo. Rechazamos todo acto de violencia que atente contra la integridad de todo ser humano y se tomen las medidas pertinentes para salvaguardar la vida de los Urabaenses. Proponemos la instalación urgente de una mesa de interlocución en cabeza del gobierno nacional y departamental, con la participación de todos los sectores políticos, económicos y sociales de la región para defiir soluciones concertadas a tarifas para la movilidad vehicular y a los graves problemas de la tierra y la vivienda.

 ¡Somos del Común, Somos la esperanza!

FARC-URABÁ  05 de Enero de 2018