powered ByGiro.com

Descargar
0:00



EL 13 de junio 1953, es subido Rojas Pinilla al Poder en Colombia

El 13 de junio de 1953, a las 6 de la tarde, el Teniente General de las Fuerzas Militares de Colombia, Gustavo Rojas Pinilla, anunció al país su posesión como presidente de Colombia y la conformación del famoso binomio Pueblo-Fuerzas Armadas. Había sido puesto allí mediante un golpe de Estado palaciego, fraguado entre un sector de militares, las diversas fracciones del partido conservador gobernante con algunos mascarones de proa del partido liberal y, contando con el apoyo indispensable de la larga e invisible mano del Departamento de Estado de los EEUU.

El objetivo era encontrar una salida “incruenta en las alturas”, a la terrible crisis político y militar en la que se encontraba el país después de la Violencia Oficial desatada desde el gobierno falangista conservador de Ospina Pérez y Laureano  Gómez contra los liberales “nueveabrileños”, a partir del bogotazo del 9 de abril de 1948, la que fue respondida con una gran resistencia  popular y campesina en todo el territorio colombiano, pero especialmente en los llanos orientales, donde adquirió verdadera forma de guerra civil.

 A raíz de la crisis social generalizada; en 1953 el partido conservador se encontraba dividido entre Laureanistas, Ospinistas y una fracción menor de seguidores del fascista Alzate Avendaño. Gómez había permanecido ausente del palacio presidencial por razones de salud y, desde su casa particular donde se dedicaba a hacer “pandeyucas", gobernaba por interpuesta persona, enviando razones a su amanuense “Primer Designado” el sordo Roberto Urdaneta Arbeláez.   

El general Rojas propuso a Urdaneta que tomara todo el Poder y gobernaran juntos, pero este no aceptó atentar contra su jefe. Laureano retomó el mando y se generó una situación insostenible que obligó a la coalición bipartidista de los golpistas y militares a presionar al general Rojas a tomarse el Poder. En menos de 24 horas los colombianos tuvieron tres presidentes y un supuesto Golpe de Estado.

El general Rojas Pinilla, reconocido por sus arraigadas ideas religiosas y “anticomunistas”, llegó al Poder para buscar la unidad entre los dos partidos tradicionales Liberales y Conservadores, concluir el enfrentamiento armado entre ellos que estaba llegando peligrosamente a las alturas, pero también, para evitar la peligrosa desegregación que estaba sufriendo el mismo Partido Conservador, así como para convertir al ejército en un actor monolítico con su propia doctrina “profesional” de la guerra total contra el comunismo, y alejado de las banderas partidistas Liberales o Conservadoras hasta entonces predominantes.

Rojas Pinilla decretó una amnistía general para los guerrilleros liberales y nueveabrileños, pero muy pronto el incumplimiento por parte del Gobierno a los pactos, sumado al exterminio de los principales comandantes guerrilleros ejecutado por los servicios secretos y el ejército, así como los campos de concentración y bombardeos oficiales con napalm yanqui en el Tolima, Huila y Cauca, reactivaron la lucha y el tránsito de guerrillas nueveabrileñas a guerrillas abiertamente comunistas.  

Contrario a lo que la coalición golpista tenía en mente, Rojas Pinilla intentó imponer y prolongar su propia versión “justicialista” de gobierno, entrando a chocar abiertamente con las expectativas de la Oligarquía Liberal-Conservadora que lo había sentado en la silla Presidencial. Instauró una dictadura militar, se hizo reelegir dos veces, ordenó al batallón Colombia de Valencia Tovar disparar contra los estudiantes el 8 y 9 de junio de 1954. Decretó la censura a la prensa especialmente de los grandes diarios liberales de El Tiempo y El Espectador y prolongó su gobierno militar hasta mayo de 1957, cuando nuevamente una coalición oligárquica bipartidista pactada entre Lleras Camargo y el derrocado Laureano Gómez en Cataluña, a la que se sumó la iglesia católica y que  mediante una movilización social generalizada lo obligó a abandonar el Poder dejando en su remplazo una junta militar de 5 generales que prepararon la implementación del pacto Lleras-Laureano, llamada la dictadura mono-partidista del “Frente Nacional”, cuyo primer presidente fue precisamente el firmante liberal Lleras Camargo, encargado de comenzar un nuevo ciclo de Violencia Oficial: 

La guerra contrainsurgente y anticomunista patrocinada por los EEUU dentro de su geo estrategia de la guerra fría y que actualmente después de más de 50 años, está en proceso de Solución Política

ANNCOL recomienda a sus lectores, tener siempre en mente esta trascendental experiencia historica colombiana de enfrentamientos en las alturas del Poder, sus pactos intra-oligárquicos, incumplimientos oficiales a los pactos, exterminio de guerrilleros, y soluciones a las crisis, todas ellas, violentas. Esa es la razón de nuestro Editorial.   

En la foto: Ospina Pérez, Rojas Pinilla y Alfonso López Pumarejo. Tomada de internet     

 

Modificado por última vez en Miércoles, 14 Junio 2017 07:29

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver